Por una sanidad fuera del foco político

Por una sanidad fuera del foco político
0
0
0
s2smodern
La secretaria del Sector de Sanidad de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) de La Rioja, Pilar García, publicó el siguiente artículo de opinión en Diario La Rioja, el domingo 23 de septiembre, en el que discrepa del optimismo de la Encuesta de Satisfacción publicada por la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja:   Como profesional sanitaria riojana, no comparto el optimismo que se ha querido dar sobre la situación del sistema sanitario público riojano con la publicación de la primera Encuesta Global de Satisfacción, dada a conocer por la Consejería de Salud en los últimos días. En primer lugar, se echa en falta que, junto a los resultados, se publiquen datos básicos como el cuestionario utilizado en dicha encuesta junto con la ficha técnica de la misma, datos obligatorios en  cualquier sondeo serio. El objetivo de cualquier encuesta de satisfacción sanitaria debería ser la evaluación de la gestión del sistema de salud con el fin de detectar  problemas percibidos por los usuarios, para corregirlos. Más allá de esta utilidad, resulta propagandística su publicación “parcial” en un medio de comunicación general por parte de las autoridades sanitarias riojanas. Hecha esta introducción, creo que se peca de “buenismo”, si nos conformamos con  estos datos estadísticos, mientras obviamos una deficiencia estructural evidente del sistema sanitario público en nuestra región como son las listas de espera. Y me refiero no tanto a la demora de Atención Primaria, que también aumenta en algunos momentos y sobre todo en los núcleos de población grandes, sino, sobre todo, en Atención Especializada, en la que a ningún ciudadano le sorprende escuchar de manera habitual que “alguien está a la espera de una cita médica”.  La consecuencia de esta demora es que el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro se satura con mucha frecuencia, lo que condiciona situaciones de atención “tercermundista”, en las que los usuarios están en una camilla codo con codo con el vecino, ofreciéndose una asistencia en la que  se menoscaba la dignidad de los pacientes y se vulneran sus derechos a la intimidad y confidencialidad. Y, por otro lado, los profesionales del servicio se ven sometidos a una gran presión asistencial que pone en riesgo su salud y la seguridad del paciente. Otro problema de fondo, muy importante, es que dado el envejecimiento demográfico que se viene produciendo, y a pesar de que se han anunciado varios planes al respecto, seguimos trabajando igual que hace 40 años, cuando la población era sensiblemente más joven. En este caso, me refiero a la  necesaria potenciación de la Atención Primaria, para hacer el seguimiento adecuado de los pacientes crónicos y pluripatológicos. En este sentido, reivindico el importante papel que debería asumir la enfermería dentro del Equipo de Atención Primaria, y la necesidad de  trabajar de manera estrecha entre Atención Primaria y Especializada. Son temas fundamentales para la mejora del sistema sanitario público de La Rioja, y mientras no se aborden con voluntad política clara no conseguiremos avanzar. No sirve de nada ocultar la realidad con brillantes cifras de satisfacción ciudadana. Lo que interesa a la ciudadanía no son fuegos de artificio que oculten una realidad deficiente, sino una labor responsable que señale los problemas existentes para darles solución. Por último, suscribo las palabras recientes de la Consejera de Salud, María Martín, en las que dice que “es la hora de despolitizar la sanidad y hacer una política sanitaria que no piense en votos, sino en ofrecer el mayor servicio a los ciudadanos”. Ánimo a la consejera en ese noble empeño como autoridad sanitaria máxima riojana. Ahí nos encontrará.  
volver arriba

Conócenos

Sectores

Documentación

Enlaces de interés

Síguenos